.
Monday, December 12, 2005
  Presentación
Presentación oficial de la colección: Martes 20 de diciembre a las 21 hs. en Bartolomeo, Bartolomé Mitre 1525. Se invitará un copa de vino para brindar por Laura.
 
 
 
 
 
Saturday, December 10, 2005
 
¿Cómo alguien puede decir que Laura Palmer ha muerto?
 
Thursday, November 17, 2005
 
 
Wednesday, October 19, 2005
 
"Lo que les mandé en el mail anterior es algo que se me ocurrió escuchando ese disco -Funeral, encima si vieron el arte de tapa la pluma nos calza- con algo que venía masticando, más lo que charlamos en nuestro primer encuentro. Laura Palmer como seudónimo de la literatura argentina joven. Para vos Gonzalito. Escuchen Arcade Fire. Laura Palmer no ha muerto. ¿Quieren pruebas? Cien años atrás besó los labios del Rubio Rodas, enmudeciéndolo; y esta noche camina por Lavalle esperando ser descubierta por la lente de Nemo después de ver en el Monumental 2 El Cadáver de la Novia."
Leonardo Oyola
 
Monday, October 17, 2005
 
"A veces tengo la sensación de que lo único importante que le dio el arte a la humanidad fue la posibilidad de sondear su deseo a través de películas pornográficas. Todo lo demás, me resulta cáscara. Por supuesto, esta sensación me dura poco, pero cuando aparece, aparece con todo. (...) Hay películas que no vi, películas viejas, de la década del 70, como The Pleasure Machine o Hot Lunch... Me alcanza con los afiches. Me imagino que le dieron mucho placer a la platea. Me pone contento pensar que alguien difrutó de una película de ese tipo, aunque afuera del cine el mundo se cayera a pedazos.."
Juan Terranova.
 
Monday, October 10, 2005
  Oyola responde: "Los lectores siempre tienen la última palabra"
¿De qué escritores y artistas reconoce influencias?

No puedo negar la pluma y la espada de Alejandro Dumas (padre). Tampoco a Sir Arthur Conan Doyle y Emilio Salgari. Mi Tigre Harapiento cita a su tocayo de la Malasia constantemente. ¿De acá? Para que voy a mentir: empecé imitando a Marcelo Figueras, a quien sigo admirando más allá del guión de Peligrosa Obsesión (ojo que Piglia figura en los créditos de Comodines). Mi máximo descubrimiento vernáculo fue el Conde Drácula de Beber en Rojo. Monstruo químicamente puro como Frankenstein, el Dr. Jekyll & Mr. Hyde, el Cyborg-Robot, el Gólem, los zombies, la Ella de Rider Haggard, la Momia, el Hombre Lobo, la Zorra China, el Fantasma de la Opera o Pinocho.

Aprendo mucho de Laiseca y su obra. Le debo una moneda grande. Tengo un cuento, Oxidado, donde busco saldar deudas con Dumas y Lai tomando el plot de Montecristo y colando en el medio del relato un homenaje a
Su turno para morir. En mi novela Hacé que la noche venga también me saco el sombrero ante el maestro parafraseando en un capítulo La mujer en la muralla.

¿Cuales son sus hábitos de escritura?

Cuando puedo esquivar las obligaciones laborales y las del hogar, mi posición natural es frente a la PC. Con las dos novelas me pasó lo mismo: después de haber llegado al tercer capítulo, el compromiso con ese universo aceleraba el proceso de escritura volviéndola una necesidad obligatoria.
Siete y el Tigre Harapiento fue levantarse religiosamente a las cuatro de la mañana. Hacé que la noche venga era acostarse a esa hora. Mis estudios de periodismo me anclan constantemente a investigar sobre el tema que deseo desarrollar. Necesito el acerbo de verdad para construir una mentira efectiva. La mayoría de las veces ese es mi ancho de espadas. Lo que no quiere decir que sirva para ganar el bueno. Es un partido largo todo este asunto. Truco. Los puntos acá los suma uno solo. Escribir es un constante pica-pica.

¿Recuerda algún hecho de iniciación literaria?

La crisis de energía eléctrica a fines del ’88. Los cortes programados de luz en turnos de ocho horas durante ese verano hicieron insoportable el calor. Ídem para el hecho de pasar el tiempo sin radio ni televisión, algo sumamente tedioso. La colección Robin Hood fue un salvavidas. Releer Crónicas Marcianas sin la obligación impuesta por un docente también fue redentor. Cuando la cosa se normalizó más o menos; la TV solo tenía tres horas diarias de transmisión. De 19 a 23. Nada que valiera la pena en la programación. El panorama del dial pintaba diferente: fue el boom de la Z-95 y las FM truchas. Cuando no escuchaba a H. Scanner o cualquier programa de alguna emisora barrial, leía. Leía mucho. Y anotaba en cuadernos Gloria anaranjados de todo un poco. Algo así como un jurasic-blog ¿no? El nadsat, idioma craneado por Burgess en
La Naranja Mecánica, también me avivó y no solo para entender el "uno, dos, ultraviolento" que cantaban Los Violadores. Desde esa etapa, definitivamente, los libros son la de drugos mas bolches (¡los quiero para mí!).

¿Cuál sería el lector ideal de su obra?

No hay modelo. No hay estereotipo. Sería faltarle el respeto a todo aquel que le ponga una ficha a
Siete…, Hacé que la noche venga o los relatos de El otro far west que es lo que hay por ahora. Simplemente le agradezco el tiempo dedicado a enterarse de que va lo que hago. Ojalá leerme lo entretenga tanto como a mí haber escrito esas páginas. Honestamente, no creo que mi obra vaya a cambiarle la vida a nadie. Tampoco es la intención. Considero que lo mío es ATP, aclarando que la calificación no es sinónimo de kidult.

¿Vive actualmente de la literatura?

En términos pecuniarios, no. Pero puedo decir que después de mi mujer y mi hijo, la literatura es algo que me ayuda a sobrevivir el día a día. Iron Maiden tiene una canción que se llama
Can I play with the madness? Respondo la pregunta afirmando que si no tuviera a Leticia y a Ramón en mi casa, si no escribiera nada o tampoco leyera no sé como haría para levantarme sabiendo que muchas cosas a esta altura tienen status de inalterables. ¿Caigo en la frase hecha? Si, es oxígeno. Con decir que solo es algo de donde agarrarse me estaría quedando corto.

¿Cómo describiría la literatura argentina?

De muy buena salud. Casi mil cuatrocientos manuscritos presentados para el VIII Premio Clarín, los que se presentarán en el de Planeta más otros de menor convocatoria hablan de mucha gente haciendo lo suyo. Eso es algo que se respeta. Ídem para los blogs que son una alternativa. Ahora en lo referido a editar… bueno esa es otra historia en la que el escritor pocas veces puede hacer algo. Los lectores como siempre tienen la última palabra. Aunque no hay que pecar de ilusos y obviar el establecimiento de agenda al que nos someten los medios.

¿Cuáles fueron sus trabajos más extraños?

Haber tenido siempre laburo -considerando los gobiernos menemistas y el de De La Rúa- eso es extraño. Y por favor, después de mencionar a esos reverendos Sorias –utilizando el apellido como eufemismo para el rotundo grueso epíteto que generalmente se dice después de nombrarlos- toquemos madera, hagamos con los dedos cuernitos latigueándolos hacia el piso, las damas por favor se tocan el pecho derecho y los caballeros hacemos lo propio con el testículo del mismo hemisferio. Digo, aunque sea por la suerte de lo que queda de la clase media argentina…

¿Cuál piensa que es la función del escritor hoy en día?

La misma de ayer. La que tendrá mañana. Narrar. Eso, nada más. Jamás ostentar laureles de ser portadores de términos tan maleables como la verdad o la palabra.

¿Quién mató a la Laura Palmer?

Recuerdo que se armó flor de kilombo cuando le dispararon a J.R. en
Dallas. Que algo similar pasó en Springfield con el Sr. Burns. Y que en Twin Peaks habían encontrado el cuerpo de una adolescente con esa gracia. Avanzada la investigación, y los capítulos, se descubría que Laura Palmer era de todo menos la angelical jovencita de esa idílica fotografía de los títulos del ending. La punta del iceberg en un pueblo chico. Ya no interesaba descubrir al asesino. Laura Palmer estaba más viva que nunca. Como el Rey. Primero fue Bob Dylan. Después se enteró Calamaro. Ahora lo sabemos todos. No es ningún secreto: Elvis esta vivo y Laura Palmer no ha muerto.

Posted by Picasa
 
Sunday, October 02, 2005
  Terranova responde: "Atravesar el libro como si algo se estuviera incendiando"
¿De qué escritores y artistas reconoce influencias?

Supongo que cuando escribo plagio conscientemente a Manuel Puig y a Soiza Reilly. Me gustaría escribir más cerca de Nelson Rodrigues. Pero no me sale o no me lo permito, lo cual es una lástima. Para plagiar a alguien hay que admirarlo, y al mismo tiempo desearle el mal. Plagiar es, en definitiva, un acto de profunda envidia. De allí que la literatura no sea otra cosa que un continuo tire y afloje entre el odio y el amor. En un plano más inconsciente siento que los narradores norteamericanos están ahí, en alguna parte. Casi todos, casi siempre. Finalmente, no tendría que olvidarme de mis contemporáneos. De ellos no recibo influencia ni material para plagiar pero sí una cierta luz, una cierta manera de pararse en la cancha, definitivamente una manera de leer. La lista de libros incluye, entre otros, a La causa de la guerra de Santiago Llach, La máquina de hacer Paraguayitos de Washington Cucurto, Ampere de Juan Incardona, los Pornosonetos de Ramón Paz y los cuentos y poesías de Fabián Casas.

¿Cuales son sus hábitos de escritura?

Escribo todos los días. Si también pudiera nadar tres mil metros todos los días, calmaría un poco mi ansiedad y escribiría mejor. De hecho creo que voy ganando en confianza y precisión y mis próximos libros van a ser mejores. Lo cual no sé si es bueno o malo. Supongo que es bueno.

¿Recuerda algún hecho de iniciación literaria?

Me acuerdo de una colección que se llamaba
Dungeons & Dragons, que era un poco la literatura de los juegos de rol, como una especie de Elige tu propia aventura con dragones y elfos. A los doce años me los devoraba. También me acuerdo que un dije: "Mhm... La televisión es material literario". Pero más que momentos me acuerdo lugares: los puestos de libros del Parque Rivadavia, el diario Clarín todos los días en la mesa del desayuno, el estudio de arquitectura de mi viejo, el consultorio psicoanalítico de mi vieja.

¿Cuál sería el lector ideal de su obra?

Alguien que no se come el sapo de lo sublime, alguien que busque narración, voces contemporáneas, alguien que no se ofenda si le bajan línea y que disfrute atravesar el libro como si algo se estuviera incendiando.

¿Vive actualmente de la literatura?

No vivo “de” la literatura”, sino “en” la literatura. Y cada vez me doy más cuenta que me hubiera gustado quedarme en la primaria con mis libros de Verne y
Elige tu propia aventura, o en la secundaria con mis libros de Carver y Ballard. Los rincones del oficio están llenos de monstruos.

¿Cómo describiría la literatura argentina?

Por una lado están los diarios, por otro lado los blogs y la web. En el medio los libros. En las tres zonas hay cosas interesantes, cosas muy interesantes y pocas cosas realmente malas. Aparte, las cosas realmente malas son las más interesantes de todas.

¿Cuáles fueron sus trabajos más extraños?

Fui jardinero y baby-sitter en Saarland, en el sur de Alemania.

¿Cuál piensa que es la función del escritor hoy en día?

No molestar a los otros escritores con su falta de talento y sus imposibilidades. Escribir lo mejor posible.

¿Quién mató a la Laura Palmer?

Nadie. Laura Palmer no ha muerto.

 
  Mi nombre es nadie


Biografía no autorizada de Leo Oyola

Leo Oyola, mientras cursaba las últimas materias de sus estudios en ciencias de la comunicación, ganó un concurso organizado por una revista especializada y una radio de efímera existencia. Con apenas 22 años, entre más de quinientos aspirantes, se lo declaró algo así como “mejor exponente joven del cuarto poder 1996”. El premio consistía en una pasantía en ambos medios que -concluidas tras dos meses de “flaco corregime esto”, “nene llamá a fulanito” o el más confianzudo “negro ¿cómo que todavía no pasaste por la discográfica?”-jamas logró materializarse en un empleo efectivo.

Sin embargo, una guitarra autografiada por todos los músicos de Bon Jovi y un “pibe, la verdad que sos muy bueno en lo tuyo, una lástima que no te podamos ubicar en ningún lado” sirvieron para alentar la utopía. “Pase lo que pase, voy a seguir escribiendo… total, llegado el caso, vendo la guitarra…. Ojalá se muera Bon Jovi ¡así me pagan más guita todavía!”.

Se recibió de licenciado –solo el Chaparrón Bonaparte de Chespirito lo llamaría por el título- al mismo tiempo que se desempeñó como crítico de cine; tarea cuyo pago radicaba en ver películas gratis. Su más de un centenar de reseñas ad honorem sirvieron de puntapié inicial para algo mucho mejor. Frente a la PC también se podían crear mundos.

El inicio del 2003 marcó el quiebre. Vacaciones, merecidas vacaciones, después de casi tres años en las que escuchó a Alberto Laiseca en una librería narrar un segmento de los Sueños de Akira Kurosawa y después leyó La hija de Kheops. Así fue como empezó la búsqueda de Oyola por crear historias y personajes tan entrañables como Cetes y Tofis. Primero fueron los cuentos. En el medio se colaron solo dos poesías. Después llegaron las novelas.

Viajar bien puede ser una pretérita condición sine qua non para la mayoría de los escritores; y Oyola no escapó de esa regla. Su andar por Estocolmo, Atenas, París, Berna, Bruselas y demás calles de Isidro Casanova y otros puntos de La Matanza son algo característico en sus relatos iniciales a los que se suma otro factor preponderante: el de la noche y las reglas a seguir durante sus horas, cuando los demás duermen.

Oxidado y Copate – Nadie hace nada de onda son buenos ejemplos. Pero esta producción corría riesgo de sufrir lo mismo que sus críticas de cine. Las abandonó antes de caer en una reiteración sistemática gracias al elseword que significó escribir Fui consumiendo infiernos, un relato policial que transcurre durante la Revolución Rusa. Hay quienes afirmarán que no es más que la misma mierda en diferente época. Será cuestión de animarse a revolverla entonces.

La primera novela de Oyola,
Siete y el Tigre Harapiento es un thriller con apuntes de grand-guidnol ambientada en la Buenos Aires de finales del Siglo XIX. Presentada en la VII Edición del Premio Clarín de Novela 2004 fue finalista y obtuvo la tercera mención del jurado entre 815 manuscritos. La segunda, Hacé que la noche venga, coquetea con el género fantástico en una historia que ocurre en las excavaciones que se realizaron en el invierno del ’39 para alargar el recorrido de la línea D de subterráneos hasta Palermo.

Como podrá apreciarse, sus escritos adhieren a la política de titulación sensacionalista-cultural, un vicio que Oyola no puede abandonar de su formación como periodista. Esos guiños por parte del autor linkean a sus gustos personales. Los capítulos de “Siete…” tienen los nombres de los trece temas del álbum de bodas de Duran Duran, conservando el mismo orden de ese trabajo discográfico; mientras que los de
Hacé… remiten a series clásicas del far west como Bonanza, Cuero Crudo, Gunsmoke o El Hombre del Rifle.

La educación de Leo Oyola arranca con el
Increíble Hulk televisivo de Bill Bixby & Lou Ferrigno. Sería una injusticia olvidar al implacable Sr. McGee. Continúa años después con el cómic del personaje homónimo guionado por Peter David -lo que no se perdona es la transposición cinematográfica de Ang Lee- además de la lectura –bienvenida y obligatoria- de El Eternauta y las obras de Frank Miller y Alan Moore en historietas. Robotech (la primera y la tercera generación) junto con las cinco temporadas de División Miami y el duelo a muerte que se juraron Ray Luca y Mike Torello. Tu, mi conejo & yo, con Jerry Lewis; las películas de terror presentadas por Narciso Ibáñez Menta en Canal 13, Trasnoche Aurora Grundig en ATC; y westerns, westerns y más westerns. La filmografía de Leonardo Favio, la de Scorsese, todo Carpenter –incluido El Diario de un Hombre Invisible con Chevy Chase-; el Besson de Subway, Nikita & el Perfecto Asesino; más el John Woo de Un Mañana Mejor o Una Bala en la Cabeza. Los libros de Laiseca, la trilogía de Nueva York de Paul Auster, John Steinbeck, Stephen King, Antonio Tabucchi, Rodrigo Fresán, Martín Rejtman, El Muchacho Peronista de Marcelo Figueras y la Muchacha Punk de Fogwill entre otros; volviendo una y otra vez a Los Tres Mosqueteros de Alejandro Dumas, El Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle –elemental- y las tierras lejanas descriptas por Henry Ridder Haggard en sus libros.

Actualmente Oyola vive con su mujer, Leticia, su hijo Ramón y su gata, Tacuba, en un departamento que alquila en el Oeste del Gran Buenos Aires. Cuando el bebé no llora y el animal no está en celo, por las noches trabaja en los primeros acordes de
Canciones de Fe & Devoción, ambicioso primer libro de lo que él planea será la Tetralogía del Lobo, donde los indios patagónicos además de enfrentarse a las enfermedades traídas por los europeos, la zanja de Alsina y las campañas militares comandadas por Roca, se las tendrán que ver con otro enemigo inesperado: la licantropía.

Mientras tanto, Bon Jovi sigue editando discos cada vez más malos sin alcanzar sus, otrora, astronómicas cifras de venta. Y Leo Oyola, ya no le desea la muerte.


Posted by Picasa
 

Laura
archivos
September 2005 / October 2005 / November 2005 / December 2005 /


Laura Palmer no ha muerto

Una colección de editorial
  • Laura
  • Juan Terranova
  • Leonardo Oyola
  • “La televisión es el teleobjetivo, mientras que el cine es el gran angular. En cine se puede interpretar una sinfonía, pero en la tele uno está limitado a un chirrido. Unica ventaja: el chirrido puede ser continuo.” David Lynch
    --
  • Editor: Ricardo Romero
  • --
  • Laura
  • --
  • Laura